Hola… ¿eres tú?

Con sus canciones, Adele te puede enseñar uno o dos lecciones de negocios. Esta cantante se hizo tan famosa y popular que llegó al punto en que decide dónde se transmitirá su música y puede llegar sin problema a millones de personas que pagan por escucharla.

Aquí, seis lecciones de negocios que podemos aprender de ella.

  1. Nunca trata de ser otra persona que ella misma.

Las presiones sociales pueden empujar a cambiar la figura, el material o incluso la voz para ser una “estrella” predecible. Sin embargo, Adele tiene el gran valor de seguir siendo ella con su hilarante y pintoresca honestidad.

  1. No adaptará su producto para entrar en las tendencias.

Las canciones de Adele habrían sido éxitos de hace 10 años, hace 20 años o incluso hace 50 años. Sin embargo, lo que canta en realidad proviene de ella y de su propia experiencia. Ella es auténtica, entonces canta con autenticidad. Se trata de una potente mezcla de productos.

  1. No tiene que vender a un mercado específico.

Escribe para cualquier persona que sienta una emoción real y pueda gozar de una buena canción, por lo que es casi ingenua en su concepción. Hay muy pocas marcas que pueden abarcar un espectro de mercado tan diverso.

  1. Comprende a los medios de comunicación social.

El comienzo de Adele comenzó al subir su trabajo en MySpace, que era tan popular como Facebook. En ese entonces posteó que le gustaría que más de 5 millones de personas escucharan su música. También escribía boletines, blogs, y escuchar a tanta gente le ayudó a tener idea de lo que funciona y lo que no.

  1. No funciona todo el tiempo.

Adele no mantiene la producción de canciones, álbumes y videos todo el tiempo. Desaparece para hacer cosas extrañas como la vida y la respiración. Vuelve cuando tiene algo que espera que a la gente le guste, y prefiere mantenerse fiel a su propio ser.

  1. Tiene respeto por el pasado.

“Yo estaba tan inspirada a los 15 años, escuchando la música que se había hecho en los años cuarenta, que la idea de que la gente pudiera mirar atrás y escuchara mi música, en un lapso de 50 años, fue un verdadero estímulo”. Eso puede significar que tal vez tenía una estrategia, sólo quiere que la gente sienta algo duradero. Eso es lo que hacen las mejores marcas.

¿Conoces a otro famoso que pueda enseñarte lecciones de negocios?