¿Eres accesible en el trabajo?

Ser accesible en cualquier lugar, es una cualidad positiva. Y por accesibilidad no nos referimos a las personas que a todo dicen que sí, sino a aquellas que no imponen barreras comunicacionales, saben escuchar, y comunican efectivamente lo que necesitan. Por ello, la pregunta clave de este día es: ¿qué tan accesible eres en el trabajo?

La accesibilidad en el trabajo es algo deseable en todos los niveles laborales, desde los gerentes más altos hasta los últimos puestos en la cadena, pues conforma una parte esencial en el crecimiento profesional que permitirá abrir nuevos horizontes. Las siguientes son cuatro situaciones que pueden ayudarte a identificar tu nivel de accesibilidad, para reflexionar sobre ello y mejorar.

Humor

Las personas que siempre están de malas no es muy accesible, pues los demás temen acercárseles y eso puede representar una traba en la comunicación, que podría llevar a consecuencias más serias. Evita descargar tus frustraciones en los demás.

Retroalimentación

Si casi todo el tiempo te la pasas emitiendo comentarios negativos, quejas, y tienes una mala actitud hacia las situaciones en general, estás en malos pasos. Lo mejor es que tus comentarios sean constructivos para que tus compañeros sepan que pueden apoyarse en ti cuando exista algún problema.

Igualdad

No hagas distinción entre unas personas y otras respecto a tu accesibilidad. Es difícil llevarse siempre bien con todo el mundo, pero estar abierto a la comunicación con todos por igual será muy benéfico para tu carrera profesional.

Tiempo

Las personas con actitud negativa nunca tienen tiempo para reunirse con sus compañeros ni escucharlos, por lo que es mejor asignar un poco de tu tiempo de vez en cuándo para atender sus solicitudes o reunirte con ellos.