Las 5 prioridades de un nuevo líder

Tomar un puesto de líder en una empresa ya establecida no solo representa una oportunidad para contribuir a construir una nueva fase, sino para vivir una nueva etapa de la vida. El primer año es crucial, pues es cuando se debe de aprovechar para escuchar, aprender, crear relaciones y buscar consejos.

 

Los siguientes son 5 consejos son muy útiles para lograr una transición exitosa, ¿cuáles más añadirías?

Conociendo a quienes ya están en el negocio

Al ser un nuevo líder seguramente tendrás que trabajar con un equipo al que no tuviste oportunidad de moldear, pero con el que tendrás que trabajar muy cercanamente. Por ello, es necesario dedicarle tiempo a conocer a los demás, especialmente a los fundadores, inversores, miembros de la directiva y a los líderes actuales. Investiga la manera en que trabajan, sus intereses laborales, y su visión de la empresa. Con ello puedes saber exactamente cómo contribuir, y si compartes tu pasado y experiencia, lograrás una relación de confianza.

Entendiendo el negocio

Una vez que hayas comprendido la estructura de la compañía, lo siguiente es comprender el negocio. En esta fase tienes que investigar todas las tendencias, oportunidades, los clientes y los objetivos; lo podrás saber pidiendo a los demás líderes que te expliquen cuáles son sus planes para los siguientes 18 meses y por qué. Una vez que hayas comprendido a la compañía y las oportunidades presentes, podrás encontrar áreas de oportunidad para mejorar el estatus actual.

Respetando la historia de la compañía

Comprender la cultura, herencia y las bases de la compañía te ayudarán a tomar mejores decisiones para cualquier cambio que tengas en mente. Alinea tus bases con las de los líderes actuales, hazle saber a todos los cambios que estás planeando y de qué forma van a mejorar el ADN de la compañía, y el éxito que esperas a partir de estos cambios.

Estando siempre disponible

Una cosa es decir que estás abierto a sugerencias, y otra distinta es realmente estarlo. Pasar tiempo con tu equipo debe de ser prioridad, sin importar en dónde se encuentre, ya que no existe un sustituto de pasar tiempo de calidad con ellos. También es esencial que visites todas las oficinas de la compañía y dediques tiempo a conocer a todos, y cuando lo hagas, solicita los puntos de vista de los más que puedas y pregúntales qué puedes hacer para mejorar sus condiciones de trabajo.

¿”Demasiada” comunicación?

Sin duda tomas las acciones anteriormente descritas alimentan la comunicación entre los líderes y los empleados, pero la comunicación debe de continuar e ir más allá, pues no existe algo como “demasiada” comunicación. Además de reuniones, boletines y mails, es recomendable que pidas a todos hacer preguntas siempre que surjan dudas, siempre dejando en claro los objetivos y cambios que tienes en mente. Todas estas medidas te ayudarán a reforzar tu posición en la compañía y a que se cumplan las expectativas que beneficiarán a todos.

 

Fuente: Mashable.