5 tipos de compañeros de trabajo tóxicos

Pasamos más de 8 horas al día en el trabajo y pueden parecer eternas si nos toca colaborar con estos individuos, por lo que lo ideal es evitarnos el estrés y la ansiedad aprendiendo a identificarlos y convivir con ellos en paz.

Es importante entender sus comportamientos y lo que busca lograr con ellos. Una cuestión básica en neutralizar nuestras emociones y reacciones al sentirnos agredidos, siempre manteniendo una actitud profesional.

1. El adulador

Es aquel colaborador que comienza a ascender y “crecer” laboralmente pero no por méritos propios, ni merecidos, sino que pasa por encima de los demás y suelen adular a los jefes. Son egoístas, no saben trabajar en equipo y son excesivamente competitivos.

Lamentablemente no puedes evitarlos, sólo te queda estar al pendiente de que no quieran pasar por encima de ti.

2. El chismoso:

Es el responsable de los rumores que corren por los pasillos, la mayoría de las veces son falsos y debes estar atento pues estará muy al pendiente de cada detalle de tu vida.

Sin duda es difícil de soportar y te conviene tenerlo de tu lado. Seguro podrías divertirte conviviendo con él, pero no te confíes pues sus relaciones están construidas con mentiras y desconfianza en gran parte. ¡No seas su cómplice!

3. El criticón

Son personas negativas, que critican todo lo que pasa y a todo el que pasa, pone mala cara a los acontecimientos y responsabilidades. Reflejan sus inseguridades en los demás sacando a relucir sus “defectos”, pero sin reconocer los propios. Creen que tienen la verdad absoluta, por lo que debes cuidar que no influyan en ti. ¡Su actitud es contagiosa!

4. El quejas

Se queja por todo, literalmente. No dejes que te distraiga, o te quite tiempo con sus protestas y comentarios negativos. Recuerda que todo lo malo se pega. ¡Aléjate!

5. El manipulador

Es el colaborador más astutos, pero también el más nocivo. Tiene una gran relación con su jefe, pues hará lo que sea necesario para alcanzar su objetivo, incluso hacerse la víctima.

Atento a sus mentiras descaradas y técnicas de “seducción”, no dejes que te atrape en sus telarañas.

¿Ya lo identificaste? Ahora estás listo para afrontar la situación de manera profesional y positiva.

¿Eres infeliz en el trabajo? Ésta es la solución.

¿Te cuesta mucho madrugar y levantarte para ir a trabajar? ¿Preferirías poder quedarte en la cama todo el día? ¿Te molesta cuando te piden nuevas tareas? Si contestaste que sí por lo menos a una de estas preguntas, quiere decir que tu trabajo no te satisface.

Existen muchos motivos que pueden contribuir al sentimiento negativo que te genera tu trabajo, pero tenemos algunos trucos para esquivar los más comunes y que recuperes tu sonrisa.

Te saturan con tareas y nuevas entregas... 

Pero nunca reconocen tu trabajo. Sabemos que más que el exceso de trabajo, la molestia es porque no se reconoce el esfuerzo y trabajo, al contrario, se siente una retroalimentación negativa por parte del jefe o los colaboradores.

La solución es tan sencilla como hablar con los jefes directamente y exponerles la situación, de esta manera ellos tendrán o deberían comenzar a reconocer adecuadamente los logros del equipo.

Pierdes mucho tiempo valioso en reuniones inútiles...

Mientras la bandeja de entrada del correo electrónico sigue acumulando nuevos pendientes. Hay muchos tiempos muertos que nos se aprovechan para capitalizar los recursos humanos de la empresa, ¿de verdad necesitan sentarse tantas horas a la semana en reuniones absurdas?

Claro que existen reuniones importantes, pero muchos de los asuntos pueden resolverse rápidamente sin la necesidad de estar en una sala de juntas por largos periodos de tiempo. Para acortar estos tiempos, es recomendable pedir al equipo que vayan preparados con lo que se platicará en la junta para avanzar más efectivamente.

No tienes las herramientas adecuadas para crecer laboralmente.

Si la empresa no le proporciona los recursos apropiados a los colaboradores para prosperar, indudablemente llegará un sentimiento de frustración e incapacidad.

Lo que debes hacer es identificar las herramientas que crees necesarias para alcanzar los objetivos e informarlo a la empresa explicando los motivos y de ser posible sustentarlo con datos duros de los resultados esperados.

Tu jefe quiere revisar y autorizar todas y cada una de las tareas que desarrollas.

Esta práctica es común y se llama “micromanaging”, que provoca que los empleados no tomen decisiones propias de su puesto y destruye por completo la proactividad.

Combátela demostrándole a tu jefe que sabes lo que haces y que puede confiar en que cuando le entregues los resultados, podrá despreocuparse por ese tema. Comienza compartiendo con él sólo los progresos más importantes del trabajo y poco a poco ganarás su confianza.

5 causas de estrés y cómo aprender a manejarlas

El estrés llega a tu vida cuando existe algo o alguien que hace sentir frustración, molestia o nervios. Hoy queremos compartirte algunas razones que podrían estarte provocando estrés para que puedas identificarlas y aprender cómo manejarlas.

Exceso de trabajo

Es la más común en estos días, una carga laboral excesiva, fechas límites y un ambiente laboral malo son factores directamente relacionados con el estrés. Lo más recomendable es que aproveches tus horas libres para ti mismo y algunas actividades que sean placenteras para ti, ya sea leer, salir a caminar, hacer algún deporte o taller artístico que te interese y ¡dormir temprano! Tampoco olvides cuidar de tu alimentación.

Contaminación

Y no nos referimos únicamente a la contaminación ambiental, sino a la sonora que puede existir en tu ambiente laboral, en el hogar, o en los trayectos entre la casa y el trabajo. Mucho ruido puede desconcentrarte y provocar dolores de cabeza y sí, estrés. Una manera de aprender a combatirla es concentrándote en ti mismo y respirar profundamente una y otra vez para relajarte y oxigenar tu sistema.

Pensar

Otra posibilidad es que tú mismo estés estresándote y presionándote, le pasa muy seguido a los perfeccionistas y a aquellos que le dan vueltas y vueltas a los problemas. Debes aprender a ser realista en cuanto a tiempos y calidad de entregas, además de ser tolerante contigo mismo. ¡Date chance!

Cambios extremos

Es bien entendido que hay momentos tristes e irreversibles en la vida, como la pérdida de un ser querido. El duelo es un proceso que muchos no pueden manejar por ellos mismos y requiere de la ayuda de un profesional. ¡No tengas miedo de pedir ayuda!

El amor

El miedo a perder al objeto de tu afecto puede ocasionarte estrés, te recomendamos dejar de pensar en el pasado y en el futuro, es mejor disfrutar del aquí y el ahora para poder vivir intensamente y disfrutar la relación.

Responde correctamente a preguntas capciosas en entrevistas de trabajo

Que no te agarren en curva, cuando vas a una entrevista de trabajo debes estar lo más preparado posible para cualquier pregunta que puedan hacerte, seguramente el entrevistador te hará alguna pregunta capciosa para ver cómo respondes a situaciones inesperadas.

Estas son las preguntas capciosas más frecuentes y cómo te recomendamos que respondas.

¿Por qué dejaste tu trabajo anterior? ¿Por qué te gustaría dejar tu actual empleo y trabajar en esta empresa?

Pase lo que pase, nunca hables mal de tu anterior empleo, de tu ex jefe o ex colaboradores, pero siempre habla con honestidad sin verte enojado o frustrado. Puedes también hablar de tus deseos de desarrollarte en nuevas áreas o actividades.

¿Por qué deberíamos contratarte?

Responde reconociendo tus aptitudes y cualidades para que sepan lo que puedes aportar a la empresa, trata de tocar los puntos que tu curriculum cumple con respecto a lo que están buscando para la vacante. Aunque debes saber venderte, es recomendable hablar con humildad, ¡no te eches tantas flores!

¿Por qué quieres trabajar con nosotros?

Para responder esta pregunta es muy importante que antes de asistir a tu cita investigues todo lo que puedas sobre la empresa, para poder utilizar datos de la experiencia, los clientes, o la innovación de ella. Nunca respondas que el salario te parece muy atractivo, pues darás una imagen equivocada y dudarán de tus decisiones laborales.

Cuéntanos el error / reto profesional más grande al que te has enfrentado.

Habla de este tema con naturalidad, aceptando tus errores, cómo lo resolviste y qué aprendiste de la experiencia, pero evita maximizar tu error o echarle la culpa a otras personas.

¿Cuánto te gustaría ganar en este puesto?

Ellos quieren saber cuánto estarías dispuesto a aceptar y que le convenga a la empresa, pero también quieren ver qué tan bueno eres en las negociaciones. Te recomendamos investigar antes de tu cita un promedio de sueldos para el puesto en la industria y de ser posible en la empresa.

Siempre contesta con una cantidad que te parezca justa y que te convenza, evita decir cantidades muy altas o pedir menos de lo que vale tu trabajo.

Una recomendación final para cualquier pregunta que puedan hacerte: Piensa bien en tu respuesta antes de responder, no tienes que hacerlo inmediatamente. ¡Tómate un momento para pensarlo!

¡Confía en ti! Eso es lo más importante.

Guía de un introvertido para entrevistas de trabajo

Las entrevistas de trabajo son un momento de estrés y preocupación para mucho, pero especialmente para aquellos que tachamos de tímidos, nerviosos, o antisociales: los introvertidos.

Aunque ellos no los saben, estos individuos tienen poderes especiales que pueden ser de mucha utilidad durante una entrevista, por ejemplo, que son excelentes oyentes y un poder de respuesta impresionante, también toman decisiones inteligentemente pues son muy analíticos y críticos.

Para aprender a utilizar estas habilidades para conseguir tu próximo trabajo, sigue leyendo:

Antes de la entrevista

Investiga, prepárate y practica. Busca en línea toda la información sobre la empresa, cuál es su giro, cuáles son sus principales clientes, si tiene premios y todo lo que creas relevante. Practica con un amigo como si él fuera el entrevistador.

Piensa en temas de los que puedes platicar. Los reclutadores buscan candidatos que se lleven bien con los demás, así que si llevas temas de los que hablar pensados previamente, evitarás momentos incómodos.

Planea la ruta que tomarás y calcula el tiempo que harás. Tener estos detalles previamente definidos te ayudará a reducir momentos de estrés y nerviosismo extras, afortunadamente aplicaciones como Waze te dicen el tiempo aproximado de recorrido dependiendo de la hora y del tráfico.

Relájate. Toma cinco minutos antes de entrar a la entrevista y en el baño trata de controlar tu respiración y concentrarte por un momento para relajarte.

Trae evidencia física. No olvides tu book o portafolio para poder sustentar tus habilidades y logros.

Durante la entrevista

Véndete. Habla de tu experiencia y de lo que puedes aportar a la empresa, comparte lo que aprendiste en tus empleos pasados y qué nuevas habilidades te gustaría adquirir en el futuro.

Haz conexiones personales. Las personas introvertidas son buenas conectando individualmente, haz contacto visual con cada una de las personas involucradas para crear empatía.

Pregunta. Busca oportunidades para concluir tus respuestas con preguntas a los entrevistadores para crear una conversación interesante y relevante.

Tómate tu tiempo para responder. Según varios estudios, los introvertidos tienen un proceso de pensamiento más complejo, no tengas pena en pedir un momento para pensar en tus respuestas, por ejemplo, di: Esa es una pregunta interesante, necesito un momento para ordenar mis ideas.

Se vale perder la concentración. Si te perdiste el final de una pregunta por los nervios, no te preocupes, pídele al entrevistador que te repita la pregunta con una frase como: Sólo para estar seguro, ¿te refieres a...?

Después de la entrevista

Agradecerles por algo en específico. Aprovecha tu atención al detalle y saca provecho de la conexión individual que creaste para agradecerles por su tiempo, su atención y algún detalle que te haya gustado de la reunión.

Camina. El ejercicio aeróbico te ayudará a relajarte al reducir la adrenalina y los niveles de cortisol en tu cuerpo.

Envía un correo electrónico de seguimiento. Este sencillo detalle ayudará a crear una buena impresión y te da la oportunidad de conseguir retroalimentación extra. Trata de hacerlo dentro de las siguientes 24 horas a la cita.

Cómo ser el doble de productivo y no morir en el intento

La vida está llena de decisiones que tomar y muchas veces de ellas depende el rumbo de nuestros días, el resultado positivo o negativo en los negocios, e incluso cambios en nuestra salud, pero ¿te has fijado que cuando tratas de resolver más de un área o tarea específica a la vez te tardas más en lograrlo?

Si enfocas tu atención y esfuerzo en desarrollar una habilidad, en dominar un tema o completar una tarea verás resultados más rápidos y efectivos. ¡Una a la vez! También es importante que aprendas a priorizar y decidir qué es lo más importante en este momento y qué puede esperar.

No olvides que en el proceso de perfeccionamiento o desarrollo te vas a equivocar y es totalmente normal y permitido, ¿si no cómo aprenderías? Necesitas cometer errores para dominar el tema y eventualmente, la productividad comenzará a incrementarse.

Actualmente muchas empresas solicitan en sus vacantes que los candidatos sean “multitasking”, es decir, que sean capaces de hacer muchas cosas o estar en muchos proyectos a la vez, pero está científicamente comprobado que el cerebro humano no es capaz de realizar más de una tarea o actividad que requiera de una gran concentración a la vez.

Claro que puedes participar en diferentes proyectos simultáneos, pero sólo puedes realizar tareas específicas una por una. ¿O acaso puedes escribir una respuesta coherente y atinada por correo electrónico mientras haces los cambios en la presentación de la junta de mañana y al mismo tiempo hablar con tu cliente sobre los detalles de la nueva campaña y anotar la minuta?

¡Calidad antes que cantidad!

Dedica cierto tiempo para cada proyecto al día y trata de concentrarte en la tarea que estás realizando y verás cómo los resultados serán muy satisfactorios.

5 tips para mejorar tus habilidades de comunicación

Uno de los factores fundamentales para todos los ámbitos de la vida es aprender a comunicarnos de manera clara, correcta y precisa. Aprende cómo resolver y evitar problemas, alcanzar metas, expresar opiniones e ideas y proyectar una buena imagen profesional con estos tips.

Cuida la comunicación no verbal

No sólo las palabras expresan, también los gestos, la postura corporal y el contacto visual dicen mucho y te harán ver como una persona más o menos segura de sí misma, más eficaz, experta o inexperta e inspirarán más o menos confianza con tu interlocutor. ¡Obsérvate y práctica!

Una buena idea para poner en práctica es actuar como un espejo, es decir, observa el lenguaje corporal del interlocutor e imitalo de manera sutil, por ejemplo, si asiente con la cabeza, espera unos instantes y hazlo tú también. Está comprobado que esta práctica fomenta la empatía entre las partes y las hace sentir más cómodas inmediatamente.

No olvides los modales

Lo primero que debes recordar es escuchar antes de hablar para no perder información, podrás hacer preguntas oportunas y comprender el mensaje que te están transmitiendo. ¡No interrumpas a quien esté hablando!

Siempre sé profesional y utiliza un lenguaje claro y formal, en caso de ser necesario.

Ve al grano

No necesitas hacer presentaciones interminables o enviar correos electrónicos larguísimos para expresar tu idea o punto. Enfócate en lo que quieres transmitir y olvídate de los textos para rellenar.

Pregunta

No asumas, no te quedes con la duda, evita malentendidos. ¡Olvídate del miedo al ridículo!

Lo más importante

¡Confía en ti! Tú tienes la capacidad y las habilidades necesarias para lograr lo que te propongas. La confianza se nota y sólo con ella lograrás inspirar confianza en los demás.